Islam en espaņol
  Intencion ayunar
 



An-Niyyáh (la intención) de ayunar

 


(6)             An-niyyáh (la intención) es una condición requerida para el ayuno obligatorio de Ramadán al igual que para otros ayunos obligatorios, como ser recuperar ayunos perdidos o ayunos realizados como acto de kaffárah (expiación), dado que el Profeta (saws) dijo:

“No es válido el ayuno de la persona que no tuvo la intención de ayunar desde la noche anterior.”[1]

La intención debe hacerse en cualquier momento durante la noche, aún si fuera sólo un momento antes del Fayr. An-Niyyáh significa tener la resolución en el corazón de hacer algo; decirlo en voz alta es una bid’ah (innovación reprochable), y toda persona que sepa que mañana es un día de Ramadán y quiere ayunar habrá tenido la intención [debido a ese conocimiento]. (Maymu’ Fatáwa Shéij al-Islam, 25/215). Si una persona tiene la intención de romper su ayuno durante el día pero no lo hace, entonces su ayuno se ve afectado adversamente, según la opinión más correcta; es como la persona que quiere hablar durante la plegaria pero no lo hace. Algunos de los sabios sostienen que no está ayunando desde el momento en que deja de tener la intención de ayunar, por lo que sugieren que ese ayuno se recupere más adelante, por precaución.

 

La persona que ayuna Ramadán no necesita repetir mentalmente la intención todas las noches en Ramadán; basta con tener la intención al comienzo del mes. Si la intención se interrumpe por romper el ayuno debido a un viaje o una enfermedad, por ejemplo, entonces tendrá que renovar interiormente su intención de ayunar cuando la razón para romper el ayuno ya no esté presente.

(7)             Tener la intención la noche anterior no es una condición de los ayunos nawáfil (voluntarios), debido al hadiz narrado por ‘Aishah, quien dijo:

“El Mensajero de Allah se acercó un día y me dijo: ‘¿Tienes algo (para comer)?’. Le dije: ‘No’. Él dijo: ‘En ese caso, estoy ayunando’”.[2]

Pero en el caso de ayunos como ‘Arafah y ‘Aashurá, es mejor asegurarse y especificar la intención la noche anterior.

(8)             Si una persona inicia un ayuno obligatorio, como por ejemplo recuperar un ayuno perdido de Ramadán, cumplir con un voto, o ayunar como acto de kaffárah (expiación), debe completar el ayuno y no está permitido que lo rompa a menos que tenga una excusa válida para hacerlo. En el caso de un ayuno náfil (voluntario):

“La persona que realiza un ayuno voluntario es su propio gobernante, si desea puede continuar ayunando, y si lo desea puede romperlo”.[3]

...aún si no existiese razón para romperlo. El Profeta r se despertó una mañana y ayunó, y luego comió.[4] Pero, ¿será recompensada la persona que rompe el ayuno sin razón por el ayuno que ya ha realizado? Algunos de los sabios sostienen que no será recompensada[5], por lo que es mejor que la persona que cumple un ayuno voluntario lo termine a menos que exista una razón válida y apremiante para dejar de ayunar.

(9)             Si una persona no se entera hasta el alba que ha comenzado Ramadán, debe dejar de comer y beber por el resto del día y recuperar ese ayuno más tarde, según la opinión de la mayoría de los sabios, según dijo el Profeta r:

“No es válido el ayuno de la persona que no tuvo la intención de ayunar desde la noche anterior”.[6]

(10)        Si un preso o cautivo sabe que ha comenzado Ramadán porque ve él mismo la luna o una persona confiable se lo dice, entonces debe ayunar. Si no sabe que ha comenzado el mes, debe tratar de deducirlo por sí mismo (iytihaad) y actuar según lo que considere más probable. Si en algún momento más adelante descubre que su ayuno ha coincidido con Ramadán, entonces está bien, según la mayoría de los sabios, y si su ayuno fue hecho después de Ramadán, está bien según la mayoría de los fuqahaa’ (juristas). Pero si su ayuno fue antes de Ramadán, no es aceptable y debe recuperar ese día de ayuno. Si una parte de su ayuno coincidió con Ramadán y otra parte no, la parte que coincidió con el mes o después de él es correcta, pero no la que vino antes. Si nunca logra aclarar el asunto, entonces su ayuno es aceptable porque hizo lo que pudo, y Allah nunca pone sobre una persona una carga mayor a la que pueda sobrellevar.[7]


[1] Registrado por Abu Dawud, n° 2454. Ciertos estudiosos, como al-Bujari, al-Nassa’i, al-Tírmidhi y otros sostenían que podría tratarse de un hadiz mawquf. Ver Taljis al-Jabir, 2/188.

[2] Registrado por Muslim, 2/809, ‘Abd al-Baaqi.

[3] Registrado por Áhmad, 6/342.

[4] Según lo registrado en Sahih Muslim, en el relato del al-hais (tipo de alimento) que le dieron como regalo cuando estaba en casa de ‘Aishah; n° 1154, ‘Abd al-Baaqi.

[5] Al-Mawsu’ah al-Fiqhíyyah, 28/13.

[6] Registrado por Abu Dawud, 2454.

[7] Al-Mawsu’ah al-Fiqhiyyah, 28/84.


 
  Hoy habia 99 visitantes (161 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

Para comentar y/o valorar la página haga clic aquí.

Si desea utlizar la versión móvil haga clic aqui.

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=