Islam en espaņol
  Zakat
 

 

 

Capítulo sobre el Zakat

 

          Muhammad ibn Ibrahim Al-Tuwaijri

Traducción y Edición

Lic. Isa ‘Amer Quevedo

Lic. M. Isa García

2010 - 1431


I – Definición, veredicto y virtudes.

 

Su sabiduría

Aláh prescribió para Sus siervos distintos tipos de actos de adoración; algunos relacionados con el cuerpo, como la oración, otros relacionados con los bienes tan apreciados, como el Zakat y las caridades, otros relacionados con el cuerpo y los bienes de manera conjunta, como la peregrinación y otros relacionados con la abstinencia de las cosas las apetencias como el ayuno. Aláh determinó que los ritos de adoración fuesen variados para probar a Sus siervos y ver quién da prioridad a sus deseos por encima de la obediencia a su Señor, y para que cada persona realice más de aquellos que le son más llevaderos.

Las condiciones para que los bienes sean de beneficio.

  1. Que sean obtenidos de forma lícita.
  2. Que no distraigan de la obediencia a Aláh y a Su Mensajero.
  3. Que sea dado a los necesitados la parte que les corresponde por derecho divino.

La palabra árabe Zakat significa crecimiento y adición. En la terminología técnica de la legislación islámica el Zakat es: “una obligación económica imponible sobre bienes privados en beneficio de un grupo específico de personas en un momento determinado”.

¿Cuándo fue prescripto?

El Zakat fue prescrito en La Meca. Pero el mínimo imponible (Nisab), los bienes que deben pagar el Zakat y los destinos del Zakat fueron prescritos en Medina durante el año segundo de la Hégira.

El veredicto del Zakat

El Zakat es el pilar más importante del Islam después del testimonio de fe y la oración. Es el tercero de los cinco pilares prácticos del Islam.

1.       Aláh dice en el Corán: Toma [¡Oh, Muhammad!] una parte de sus bienes [como Zakat] para expurgarles [con ello sus pecados] y purificarles [de la avaricia], y ruega por ellos que ciertamente tus súplicas les transmiten sosiego, y Aláh es Omnioyente, Omnisciente”. (9:103)

2.       Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) narró que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El Islam fue construido sobre cinco pilares… y pagar el Zakat…”[1].

La sabiduría detrás de la prescripción del Zakat

El objetivo del Zakat no consiste solamente en reunir bienes materiales y donárselos a los pobres y necesitados. El objetivo principal es que el hombre logre superar su ambición por los bienes materiales; para que los bienes materiales estén al servicio del hombre y no el hombre al servicio de los bienes materiales. El Zakat fue prescripto para purificar a quien lo da y a quien lo recibe.

Aunque el Zakat parezca una disminución en los bienes de quien lo da, en realidad es un crecimiento por las bendiciones que recaen sobre los bienes y el incremento en la fe de quien cumple con esta obligación. El Zakat también implica un crecimiento en el carácter y los modales de la persona, pues es esfuerzo y entrega. El Zakat consiste en dar en caridad algo muy querido para la persona, como son sus bienes, con la esperanza de obtener algo más amado aún: la complacencia de Aláh y el ingreso a Su Paraíso.

¿Quién es el dueño real de las cosas?

El sistema económico en el Islam se basa en reconocer que Aláh es el único y original dueño de todos los bienes materiales y que tiene la exclusiva potestad de dictar las formas de adquisición de estos bienes y los deberes y derechos que conlleva esta adquisición, su cuantificación, su especificación, sus fuentes y sus destinatarios.

El Zakat es una expiación de los pecados y un medio para entrar al Paraíso y salvarse del Infierno.

Aláh prescribió el Zakat y nos incitó a pagarlo para purificar el alma de la impureza de la avaricia y la mezquindad. El Zakat es un poderoso puente que une a los ricos y los pobres, purificando así las almas, ablandando los corazones y logrando que todos lleguen a disfrutar de la seguridad, la solidaridad y la hermandad.

El Zakat incrementa las buenas obras de quien lo paga, protege sus bienes contra las desgracias, los fructifica, los hace crecer y multiplicar. Cubre también las necesidades de los menesterosos y los pobres, evitando los crímenes contra la propiedad, como los robos, las apropiaciones indebidas y las estafas.

Cuantificación del Zakat

El Zakat se paga según el esfuerzo que comúnmente se requiere para obtener los bienes sobre los cuales se impone:

1.       Sobre los tesoros ocultos que se encuentran sin esfuerzo se debe pagar el 20% del valor.

2.       Sobre lo que se obtiene con un solo esfuerzo, como por ejemplo los cultivos que son regados con lluvias naturales, se debe pagar el 10% de lo cosechado.

3.       Sobre lo que se obtiene con doble esfuerzo, como los sembradíos que deben ser irrigados artificialmente, se debe pagar el 5%.

4.       Sobre lo que implica un esfuerzo y preocupación constante durante todo el año, como el dinero en efectivo y las mercancías, se debe pagar 2,5%.

Virtudes de pagar el Zakat

Aláh dice:

“Ciertamente que los creyentes que obran rectamente, hacen la oración prescripta y pagan el Zakat, serán recompensados por su Señor, y no temerán ni se entristecerán”. (2:277)

“Quienes den el Zakat, noche y día, en privado o en público, tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán”. (2:274)

Condiciones del Zakat

El Zakat se impone obligatoriamente sobre los bienes de los mayores y los menores, los hombres y las mujeres, los inválidos y los dementes, siempre que los bienes sean permanentes, alcancen el Nisab[2] y cumplan un Haul[3] completo en posesión de la persona, que debe ser un musulmán libre.

El no musulmán no está obligado a pagar el Zakat ni a realizar los demás ritos de adoración. Si bien será juzgado en el Día de la Resurrección por no haberlos practicado en vida, no se le exige practicarlos ni les son aceptados hasta que se islamice.

Los bienes que no tienen que cumplir el Haul

Los productos agrícolas, la producción pecuaria y las ganancias comerciales están sujetas al pago del Zakat si alcanzan el Nisab, aunque no cumplan un Haul. Los tesoros enterrados, sean poco o mucho, pagan el Zakat sin importar el Nisab ni el Haul.

Las crías del ganado y las ganancias comerciales pagarán el Zakat en el mismo momento que el ganado original o el capital inicial cumpla su Haul, si es que éstos últimos alcanzan el Nisab.

El Zakat de los bienes Waqf[4]

Los bienes Waqf que son destinados a causas caritativas públicas como las mezquitas, las escuelas u otras no pagan Zakat. Todo bien que está destinado a ser donado en caridad para el bien común es como los bienes Waqf: no paga Zakat. Sin embargo, los bienes Waqf que están reservados para un grupo específico de personas, como los propios hijos por ejemplo, son imponibles y pagan Zakat.

¿Tiene que pagar Zakat quien tiene una deuda?

El Zakat es una obligación absoluta que se impone sobre los bienes aunque el propietario tenga una deuda cuyo pago disminuya el Nisab. La excepción a esto es la deuda que debe saldarse antes de que se cumpla el Haul; en este caso primero se debe saldar la deuda y recién después se calcula el Zakat.

¿Con qué se paga el Zakat?

El Zakat es una obligación que se impone sobre el bien mismo y por ello se debe pagar con el mismo bien, excepto que la necesidad o el bien común dicten lo contrario. Si se trata de granos, por ejemplo, se debe pagar en granos; si se trata de ganado, se debe pagar con cabezas de ganado; y si se trata de dinero se debe pagar con dinero.

No es permitido, con intención de sustituir al Zakat, perdonarle la deuda a quien no tiene medios para pagarla. Esta noble acción no puede reemplazar el pago del Zakat.

Los bienes que no pagan Zakat

Los bienes para uso propio no pagan Zakat. Éste es el caso de las casas, las prendas de vestir, los muebles, los animales domésticos, los vehículos y demás. Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El musulmán no debe pagar Zakat por sus siervos o su caballo”.[5]

Si la persona reúne una cantidad de dinero que alcanza el Nisab y se le cumple el Haul, deberá pagar Zakat por ese dinero, aunque lo haya reunido para la manutención de su casa, para casarse, comprar terrenos, saldar una deuda u otro fin.

Si una persona fallece debiendo algo de Zakat, sus herederos deberán pagar ese Zakat de su herencia, antes de cumplir con su testamento y repartirla.

Si los bienes del Zakat disminuyen por debajo del Nisab antes de cumplirse el Haul o son vendidos sin intención de evitar el pago del Zakat, el conteo del Haul se suspende. Si los bienes son cambiados en trueque por algo de su misma especie, el conteo del Haul continúa.

Si el musulmán muere dejando pendiente el pago del Zakat y además una deuda, y sus bienes no alcanzan para cubrir ambas obligaciones, se dividirán sus bienes proporcionalmente para cubrir lo que se pueda de ambas obligaciones pendientes.

Los bienes que pagan Zakat

1.       Valores: oro, plata y dinero en papel o monedas.

2.       Ganado: vacas, ovejas y camellos.

3.       Lo que surge de la tierra: granos, frutas, minerales valiosos, etc.

4.       Mercaderías: todo producto para comerciar.


II – El Zakat de los valores monetarios

 

El Nisab del oro

Si se posee oro y éste alcanza 20 dinares (de la época del Profeta) se debe pagar 2,5% del mismo como Zakat.

Veinte dinares de oro equivalen a 85 gramos de oro.

El Nisab de la plata

Si se posee plata y ésta alcanza 200 dirhams (de la época del Profeta) se debe pagar 2,5% de la misma como Zakat.

Doscientos dirhams de plata equivalen a 595 gramos de plata.

El Nisab del efectivo

Si la persona tiene billetes o monedas por un valor equivalente a 85 gramos de oro o 595 gramos de plata, o más, deberá pagar igualmente el 2,5% del dinero como Zakat. Para tener cálculos precisos en este sentido conviene consultar el valor del oro y la plata en el mercado al momento de realizar el cálculo para el pago del Zakat.[6]

La orfebrería en oro y plata

1.       Si se trabaja el oro o la plata con fines comerciales, el producto pasa a ser mercadería y por ello se debe pagar el 2,5% si alcanza el Nisab. Se debe calcular su valor en dinero local y pagar el Zakat del mismo.

2.       Si se trabaja el oro o la plata para uso casero, como fabricar vajillas o cubiertos, a pesar de ser esto ilícito, se debe pagar el 2,5% del valor de estos bienes como Zakat si alcanzan el Nisab.

3.       Si se trabaja el oro o la plata con motivos meramente estéticos u ornamentales lícitos se debe pagar el 2,5% alcanza el Nisab y transcurre un Haul completo.

Los valores monetarios de la actualidad, como el dólar estadounidense o el rial saudí por ejemplo, son considerados como oro o plata y se los valúa según su relación de cambio con el oro o la plata. Así pues, si el dinero que posee la persona (es decir su equivalente en oro o plata) alcanza al Nisab, deberá pagar como Zakat el 2,5% del mismo cuando cumpla su Haul.

Cómo se paga el Zakat sobre el dinero

Se calcula sobre la base del Nisab del oro o la plata. Por ejemplo: si el Nisab del oro es 85 gramos y cada gramo cuesta 40 riales saudíes, multiplicamos el Nisab del oro en gramos por el valor de cada gramo en la moneda en cuestión (85x40=3400). Como resultado obtenemos que 3400 riales saudíes es el mínimo imponible (Nisab) en el dinero saudí. De aquí se deduce el 2,5% (es decir 85 riales) y se paga esta última cantidad como Zakat.

Entonces vemos que, para calcular cuánto Zakat se debe pagar por el dinero que poseemos, se divide la cantidad de dinero entre cuarenta. El resultado de esta división será el 2,5%, y es eso justamente el Zakat que se paga por el oro y la plata. Por ejemplo: si tenemos 80.000 riales dividimos: 80.000 entre 40 y el resultado (2.000 riales) es lo que debemos pagar como Zakat ese año.

El Zakat de las joyas de uso privado

Las mujeres tienen permitido vestir joyas de oro o plata sin caer en exageraciones, pero deberán pagar Zakat por ellas si alcanzan el Nisab y transcurre su Haul. La persona que ignoraba este veredicto debe pagar el Zakat sólo desde el año en el que supo de esta obligación. El tiempo que haya pasado sin conocer este veredicto no se contabiliza para el Zakat, pues las disposiciones de la legislación islámica son obligatorias sólo después de conocerlas.

El Zakat de las piedras preciosas

Los diamantes, las perlas y otras piedras preciosas que sean para vestirlas no pagan Zakat. En cambio, si se conservan con fines comerciales se deben valuar en relación con el oro o la plata, y si alcanzan el Nisab y han cumplido su Haul, deben pagar el 2,5% de su valor.

No se debe unir el oro y la plata para alcanzar el Nisab, pero sí se debe agregar las mercaderías a cualquiera de los dos en el cálculo del Zakat.

 


III – El Zakat del ganado

 

El término “ganado” aquí se aplica al ganado vacuno, ovino, caprino y camélido.

El Zakat imponible sobre el ganado

  1. El ganado que pasta durante todo el año o la mayor parte del mismo en zonas desiertas o pastos públicos. Si este ganado alcanza el Nisab y transcurre el Haul, se deberá pagar Zakat por él, ya sea ganado de leche, de cría o de engorde. El Zakat se debe pagar por cada especie por separado y será detallado más abajo.
  2. El ganado que se alimenta con alimento proveniente de los cultivos del dueño, o comprados o reunidos por el mismo. Si la cría es con fines comerciales se debe valuar el ganado según su valor comercial, si este valor alcanza el Nisab deberá pagar el 2,5%. Si los animales no se crían con fines comerciales sino que son para el consumo propio, no pagará Zakat por ellos.

El mínimo imponible (Nisab) del ganado ovino o caprino es 40 ejemplares adultos. El Nisab del ganado vacuno es 30 ejemplares adultos. El Nisab de los camellos es 5 camellos adultos.

 

Ovejas y cabras

Desde

Hasta

Zakat a ser pagado

40 cabezas

120

1 oveja adulta

121

200

2 ovejas adultas

201

399

3 ovejas adultas

 

De allí en más se debe pagar un ejemplar adulto por cada cien cabezas. Si se poseen 399 cabezas se dará tres adultos, si se poseen 400 se dará cuatro adultos, si se posee 499 cabezas se dará cuatro adultos, y así sucesivamente.

 

Vacas

Desde

Hasta

Zakat a ser pagado

30 cabezas

39

1 ejemplar de un año

40

59

1 ejemplar de dos años

60

69

2 ejemplares de un año

 

De allí en más se debe pagar un ejemplar de un año por cada 30 cabezas o un ejemplar de dos años por cada 40 cabezas. Así pues, por 50 cabezas dará un ejemplar de dos años, por 70 cabezas dará un ejemplar de un año y uno de dos años, por 100 cabezas dará dos ejemplares de un año y uno de dos años, por 120 cabezas dará cuatro ejemplares de un año o tres ejemplares de dos años, y así sucesivamente.

 

Camellos

Desde

Hasta

Zakat a ser pagado

5 cabezas

9

1 oveja adulta

10

14

2 ovejas adultas

15

19

3 ovejas adultas

20

24

4 ovejas adultas

25

35

1 camella de un año

36

45

1 camella de dos años

46

60

1 camella de tres años

61

75

1 camella de cuatro años

76

90

2 camellas de dos años

91

120

2 camellas de tres años

De allí en más se debe pagar por cada 40 cabezas una camella de dos años o por cada 50 una camella de tres años. Así pues, por 121 cabezas dará 3 camellas de dos años, por 130 cabezas dará 1 camella de tres años y 2 de dos años, por 150 cabezas dará 3 camellas de tres años, por 160 cabezas dará 4 camellas de dos años, por 180 cabezas dará 2 camellas de tres años y 2 de dos años, por 200 cabezas dará 5 camellas de dos años o 4 de tres años, y así sucesivamente.

En el caso particular de los camellos, se puede pagar el Zakat con otras especies si no se cuenta con los camellos apropiados.

¿Con qué se paga el Zakat del ganado?

En el caso del ganado ovino, el pago del Zakat se efectuará con ovejas que tengan seis meses cumplidos. En el caso del ganado caprino se pagará con cabras de un año o más.

No se aceptan sino hembras en el pago del Zakat correspondiente al ganado. Los machos sólo son válidos para el ganado vacuno y para los camellos en algunos casos o cuando solamente se tienen machos como ganado.

La evasión

Está prohibido tratar de evadir el pago total o parcial del Zakat. Por ejemplo: si una persona tiene cuarenta ovejas no debe separarlas en dos grupos o esconder partes de ellas para que el recolector gubernamental del Zakat registre que la persona no posee el Nisab, o tres dueños de cuarenta ovejas cada uno no deben reunirlas para así pagar sólo una oveja en lugar de las tres que les correspondería por separado. Ambos casos son tretas y engaños ilícitos.

El recolector de Zakat no debe tomar los mejores ejemplares sino los de calidad promedio de entre los bienes. En el ganado, por ejemplo, no debe tomar una hembra preñada o que amamanta a su cría, un macho semental, un animal engordado para ser sacrificado, etc. Lo mismo se aplica a los demás tipos de bienes.


IV – El Zakat sobre los productos de la tierra

 

Con la expresión “productos de la tierra” nos referimos a la producción agrícola, a los minerales, los hidrocarburos y los tesoros extraídos de la tierra.

El veredicto del Zakat de los granos y las frutas

Es obligatorio pagar el Zakat sobre todo tipo de granos y sólo sobre las frutas que se pueden cuantificar y almacenar, como los dátiles y las uvas pasas. La única condición requerida es que los granos y las frutas sean propiedad de la persona en el momento del pago del Zakat. El Nisab se alcanza al poseer cinco Ausuq (es decir trescientos Sa‘ del Profeta) que equivalen en la actualidad a 612 kilos de trigo.

Cabe aclarar que el Sa‘ es una medida de capacidad (mientras el kilo es una medida de peso). Por lo tanto, para realizar la medición se debe obtener un recipiente que contenga los 612 kilogramos de trigo, y en este recipiente se debe medir el grano o la fruta sobre la cual debemos pagar el Zakat.

Toda la fruta de una cosecha se cuantifica junta si son distintas variedades de una misma especie, como en el caso del dátil cuyas distintas variedades se cuentan juntas como dátiles y se las junta para completar el Nisab.

Cuánto se debe pagar como Zakat

1.    El diez por ciento: Se debe pagar cuando la cosecha se obtuvo sin necesidad de riego artificial, como los cultivos que se irrigan con agua de lluvia o fuentes naturales.

2.    El cinco por ciento: Se debe pagar cuando los cultivos se obtienen a través de riego artificial; es decir a través del esfuerzo del hombre o aparatos de riego. Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Los cultivos irrigados sin esfuerzo por aguas de lluvia o fuentes naturales deben pagar el diez por ciento, y los que son irrigados por el hombre deben pagar el cinco por ciento”.[7]

Cuándo se paga este Zakat

Se hace obligatorio cuando la fruta o el grano madura. Si el agricultor vende su producción después de este tiempo el Zakat corre por su cuenta y no por cuenta del comprador.

Si los granos y las frutas se descomponen y se pierden sin mediar negligencia ni daño intencional de parte del dueño, la obligación de pagar el Zakat por los mismos se suspende.

Las verduras y las frutas que no se pueden conservar no pagan Zakat, excepto que hayan sido producidas con fines comerciales. En este caso se debe pagar el 2,5% de su valor cuando hayan alcanzado su Nisab y transcurrido el Haul.

El Zakat de la miel

Si la persona produce miel en su propiedad o de árboles en terrenos baldíos, debe pagar el 10% de la misma como Zakat si la miel alcanza el Nisab de 62 kilogramos. Si la producción es con fines comerciales, entonces deberá pagar el Zakat de las mercaderías: 2,5%.

El Zakat de quien arrienda campos

El arrendatario debe pagar el Zakat por su producción de frutos y granos. El arrendador, en cambio, debe pagar el Zakat por el arrendamiento si éste alcanza el Nisab y transcurre el Haul desde la firma del contrato.


El Zakat de lo que se extrae del mar

No se debe pagar Zakat por todo lo que se extrae del mar, como las perlas, los corales y los peces, salvo que sea con fines comerciales. En este caso, se debe pagar Zakat 2,5% de su valor monetario, si alcanza el Nisab y transcurre el Haul.

 

La minería

 

Por todo lo que se extrae de la tierra además de los productos agrícolas, como los minerales y el petróleo, debe pagar el 2,5% de su valor o del producto mismo si se trata de oro o plata y alcanza el Nisab.

Los tesoros

Los tesoros deben pagar un quinto del total. Esto se aplica aunque el tesoro no alcance el Nisab y no transcurra el Haul. Las otras cuatro quintas partes serán justa propiedad de quien encuentra el tesoro.

 

V – El Zakat de las mercaderías

 

Por mercadería entendemos todo bien presentado para una compraventa con el fin de obtener una ganancia.

Veredicto

Si las mercaderías son mantenidas con fines comerciales y además alcanzan el Nisab y transcurre el Haul, deben pagar el Zakat. Lo más acertado es calcular su valor en oro, plata o moneda corriente al término del Haul y pagar el 2,5% de este valor total como Zakat. También se puede pagar el Zakat con bienes de la misma mercadería.

 

Las propiedades

 

No se debe pagar Zakat por las casas, las propiedades, los vehículos y las herramientas destinados para uso personal. En cambio, si están destinados al alquiler se debe pagar Zakat por la entrada proveniente del alquiler a partir de la fecha del contrato si alcanza el Nisab y transcurre el Haul. Si estos bienes se tienen con fines comerciales, entonces se debe pagar el Zakat sobre su valor comercial: 2,5%, si alcanzan el Nisab y transcurre el Haul.

Las herramientas agrícolas, las maquinarias industriales y comerciales no pagan Zakat sobre su valor, pues no están dispuestas para la venta sino para el uso.

El Zakat de las acciones en empresas o sociedades

  1. Sociedades agrícolas: Si su capital consiste en granos o frutas que se pueden conservar y contabilizar se debe pagar el Zakat que se impone sobre este tipo de bienes con todos sus requisitos. Si su capital consiste en ganado se debe pagar el Zakat imponible sobre el ganado con todos sus requisitos. Y si su capital es monetario se debe pagar el Zakat imponible sobre los bienes monetarios con todos sus requisitos.
  2. Sociedades industriales: Este es el caso de las industrias farmacéuticas, siderúrgicas, electrónicas, etc. Estas sociedades pagan el Zakat sobre sus ganancias netas: 2,5% de las mismas, si alcanzan el Nisab y transcurre un Haul, en analogía a los bienes raíces dispuestos para la comercialización.
  3. Sociedades comerciales: Este es el caso de las sociedades de importación o exportación de productos, compraventas, sociedades de riesgo compartido u operaciones financieras. Es importante recordar que algunas sociedades de este tipo pueden ser ilícitas. Las sociedades comerciales lícitas pagan el 2,5% de Zakat sobre su capital y sus ganancias netas si alcanzan el Nisab y transcurre un Haul.

El Zakat sobre las acciones de propiedad puede pasar por dos situaciones:

  1. Si el dueño de la acción planea continuar en posesión de la misma adjudicándose sus ganancias anuales pagará el Zakat de la forma expresada anteriormente.
  2. Si el dueño de la acción la posee con fines de comercio y lucro en el mercado de la bolsa, comprando y vendiendo acciones, pagará su Zakat sobre todas las acciones que posee y aplicará para ello las reglas del Zakat sobre las mercaderías (pues las acciones son para él una mercadería). Pagará, entonces, el 2,5% del valor comercial de esas acciones en el momento en que el Zakat se hace obligatorio, como es el caso de los bonos.

El Zakat de los bienes ilícitos

Los bienes ilícitos pueden ser de dos tipos:

  1. Si son bienes que no se deben poseer de ninguna manera, como es el caso de los embriagantes o la carne de cerdo, poseerlos es ilícito y no son imponibles de Zakat. Éstos deben ser desechados.
  2. Si son bienes de tipo lícito pero tienen una característica ilícita, como los bienes cuya apropiación es ilícita, sin derecho ni acuerdo, como los bienes usurpados o los robados, o los que son fruto de un acuerdo inválido, como las apuestas o los préstamos con interés. Este último tipo tiene dos subdivisiones:

a)      Si se conoce a sus dueños legítimos, deben ser devueltos a los mismos y ellos pagarán el Zakat que les corresponda tras su recuperación y después de transcurrir un Haul.

b)      Si no se conocen sus legítimos dueños, su actual poseedor deberá donar estos bienes como caridad en nombre de sus legítimos dueños. Si los dueños legítimos aparecen y aprueban la donación no habrá ningún problema, pero si no la aprueban, entonces el usurpador deberá indemnizarlos. Si el poseedor de bienes ilícitos los mantiene en su propiedad debe pagar Zakat  por ello y aún así será merecedor del castigo de Aláh.


VI – El Zakat Al-Fitr

 

La sabiduría del Zakat Al-Fitr

Esta caridad fue prescrita por Aláh para expiar las faltas o los excesos que haya cometido el ayunante. Además es una ayuda para que los necesitados puedan dejar de mendigar por lo menos el día del ‘Eid y compartan junto a los ricos la felicidad del festejo. Ibn ‘Abbas (Aláh se complazca con él) dijo: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) prescribió el Zakat Al-Fitr para que el ayunante pueda expiar las faltas o los errores que haya cometido y para que los necesitados puedan alimentarse. Quien lo entregue antes de la oración (del ‘Eid) le valdrá como Zakat Al-Fitr y quien lo haga después sólo le valdrá como una caridad cualquiera”.[8]

El veredicto del Zakat Al-Fitr

Esta caridad es obligatoria para todo musulmán, hombre o mujer, pequeño o grande, que luego de asegurase su alimento y el de los musulmanes que tiene bajo su responsabilidad posea un Sa‘ de alimento para dar. Es recomendable también dar este Zakat en nombre del feto que se encuentra en el vientre materno.

 

¿Cuándo comienza?

La obligatoriedad de este Zakat comienza luego de ocultarse el sol del último día de ayuno de Ramadán. Es válido que el hombre lo pague por su familia u otras personas, pero con el consentimiento de éstos, y por ello será recompensado.

 

El momento apropiado para dar el Zakat Al-Fitr

El tiempo para darlo se inicia con la puesta del sol del último día de Ramadán y termina al empezar la oración del ‘Eid. Lo mejor es entregar esta caridad poco antes de la oración del ‘Eid. También es válido entregarla uno o dos días antes del ‘Eid.

A quien entregue esta caridad después de la oración del ‘Eid sin excusa válida le será aceptada como una caridad cualquiera; además habrá cometido una falta. En cambio, si existe una excusa válida puede compensar esta caridad dándola más tarde.

La medida del Zakat Al-Fitr

Esta caridad debe consistir en algo del alimento que acostumbra comer la gente de la zona; y lo mejor es dar lo más conveniente para el necesitado.

La medida por cada persona es un Sa‘ (2,4 kilogramos) de alimento que debe entregar a los necesitados del lugar donde se encuentre al momento de pagarla. No es válido dar dinero a cambio del alimento. Los necesitados y los menesterosos son los que tienen más derecho a recibir esta caridad. Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) relató: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) prescribió que el Zakat Al-Fitr consista en un Sa‘ de dátiles o un Sa‘ de cebada y que sea obligatorio para el esclavo y el libre, hombre o mujer, pequeño o grande, de entre los musulmanes. Además ordenó que se entregue antes que la gente se dirija a la oración”.[9]

 


VII – El pago del Zakat

 

Modales a tener en cuenta durante el pago del Zakat

Esta caridad se debe pagar al momento que se torna obligatoria y debe darse de buen grado. Se debe dar en caridad parte de los mejores bienes, los más queridos y los obtenidos de la manera más lícita. Se debe agradar al beneficiario, subestimar la caridad para evitar la vanidad y ocultar lo más posible la entrega para evitar la ostentación y las apariencias. Algunas veces es recomendable mostrar la entrega del Zakat para mantener vigente la idea de su obligatoriedad entre la gente e incitar a los ricos a esta noble práctica. Es importante no invalidar las caridades entregándolas con una actitud de prepotencia y desprecio.

¿Quién tiene prioridad para recibir el Zakat?

Es recomendable que se beneficie con la caridad a las personas más piadosas, a los más cercanos y a los más necesitados. Se debe procurar entregarla a los familiares, los piadosos, los que buscan el conocimiento, los pobres que no mendigan, las familias numerosas y demás personas necesitadas. Por último, cabe recordar que se debe pagar el Zakat lo más pronto posible para evitar que surja algún impedimento inesperado. Aláh dice en el Corán:

“Y dad en caridad parte de lo que os hemos proveído antes de que la muerte sobrevenga a alguno de vosotros, y entonces diga: ¡Oh, Señor mío! Concédeme un poco más de tiempo para poder hacer caridades y así contarme entre los justos”. (63:10)

 

¿Cuándo se debe pagar?

 

Es obligatorio el pago inmediato del Zakat, excepto que surja algún inconveniente.

Es válido adelantar el pago del Zakat antes de que transcurra el Haul, pero luego de alcanzar el Nisab correspondiente.

Se puede pagar el Zakat por el ganado, los bienes comerciales o el dinero en efectivo si se posee el Nisab, aunque no haya transcurrido el Haul.

Es válido pagar el Zakat con un año o dos de anticipación. Además se lo puede entregar a los necesitados como una mensualidad si es lo más beneficioso para ellos.

Los que reciban dinero en distintos tiempos del año, como ser salarios, alquileres y herencias, deben pagar el Zakat de cada uno cuando cumpla su respectivo Haul. Si la persona, en consideración hacia los necesitados, elige un mes específico para pagar su Zakat, como el mes de Ramadán por ejemplo, verá aumentada su recompensa.

Es permitido distribuir el Zakat entre varias personas o dárselo a una sola según se considere conveniente. Se recomienda distribuir personalmente el Zakat, en secreto o en público, de acuerdo a lo que sea más beneficioso, pero hacerlo en secreto es mejor.

El veredicto sobre entregar el Zakat a un gobierno

Es permitido que el gobernante musulmán, si es honrado y busca el bienestar de su pueblo, cobre el Zakat de los pudientes y lo distribuya entre los beneficiarios legales. Es obligatorio que el gobernante asigne agentes especiales que recojan el Zakat imponible a los bienes físicos como el ganado, los sembradíos, los frutos y demás. Esto debido a que hay muchas personas que desconocen las prescripciones concernientes al Zakat y otras que sufren de pereza u olvido.

Si la autoridad asume el cobro del Zakat, es obligación de los pudientes entregárselo a la autoridad. Con ello cumplen con su obligación, y la responsabilidad queda en manos de quien administra el Zakat.

 

Garantizar el Zakat

Después de hacerse obligatorio el pago del Zakat, éste se convierte en un encargo (Amanah) en manos de la persona responsable (Muzakki). Si lo pierde por negligencia o abuso, debe reponerlo. En cambio, si lo pierde por motivos de fuerza mayor, no tiene la obligación de hacerlo.

 

¿Dónde se distribuye el Zakat?

 

Lo mejor es distribuir el Zakat entre los necesitados de la localidad donde vive la persona que paga el Zakat, aunque es permitido distribuirlo en otro lugar por algún beneficio a favor de los necesitados o debido la existencia de familiares en ese lugar o alguna otra razón. Es recomendable también distribuir personalmente el Zakat, aunque está permitido designar a un representante para tal labor.

El Zakat de los préstamos

Quien haya prestado dinero a una persona solvente pagará el Zakat de este dinero cuando se lo devuelva, aunque es mejor pagarlo antes de la devolución. En cambio, quien ha prestado dinero a una persona que pasa por apuros financieros o es reacio a devolverlo, sólo pagará el Zakat de este dinero cuando le sea devuelto, y pagará por un solo año de Zakat aunque la deuda tarde varios años en ser saldada

Quien haya dado un préstamo, no puede condonarle la deuda con la intención de que ese sea su Zakat.

El Zakat sobre los bienes que no se tiene posesión

Los bienes sobre los cuales no se puede sentar posesión no deben pagar Zakat hasta que se los pueda poseer. Quien tiene algún dinero del que no puede disponer por motivos ajenos a su voluntad, como ser una parte de un bien raíz o herencia, no pagará su Zakat correspondiente hasta que pueda disponer de ellos.

El Zakat sobre los bienes se impone sobre los bienes mismos, y por ello debe pagarse en la localidad de residencia. Zakat Al Fitr, en cambio, es una imposición sobre el individuo, por lo tanto debe pagarlo donde se encuentre al momento de su obligatoriedad.

El castigo que le espera a quien se niega a pagar el Zakat

La persona que se niega a pagar el Zakat y desmiente su obligatoriedad a pesar de conocer su condición legal está cometiendo incredulidad (Kufr). A esta persona se le confiscan sus bienes por el valor del Zakat que le correspondería pagar para distribuirlos entre los necesitados. La persona que se niega a pagar el Zakat por avaricia no cae en incredulidad (Kufr), pero igualmente se le confisca de sus bienes lo correspondiente a su Zakat y además se lo multa como castigo.

La persona que posee el Nisab debe pagar el Zakat cuando corresponda. Aláh ha prometido un castigo muy doloroso para quien se niega a pagar el Zakat.

1.       Aláh dice en el Corán: A aquellos que atesoren el oro y la plata y no contribuyan por la causa de Aláh [pagando el Zakat correspondiente por sus bienes] anúnciales [¡Oh, Muhammad!] un castigo doloroso. El Día del Juicio lo que atesoraron se tornará incandescente por el fuego del Infierno, y sus frentes, sus costados y sus espaldas serán marcados con ello. [Y se les dirá:] Esto es lo que atesorasteis, sufrid ahora su castigo”. (9:34-45)

2.       Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Quien haya sido agraciado por Aláh con bienes y no haya pagado el Zakat correspondiente por los mismos, el Día de la Resurrección se le presentará una serpiente con ojos negros y se le enrollará alrededor de su cuerpo. Luego le picará en las mejillas y le dirá: ¡Yo soy tu dinero! ¡Yo soy tu tesoro!” Luego recitó: “Que no crean los que mezquinan lo que Aláh les ha concedido por Su gracia que es un bien para ellos. Al contrario, es un mal. Todo lo que escatimaron lo tendrán alrededor del cuello el Día del Juicio. A Aláh pertenece la herencia de cuanto hay en los cielos y la Tierra. Aláh está bien informado de lo que hacéis.” (3:180).[10]

3.       Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “No hay dueño de riquezas que no pague el Zakat que debe por ellas sin que éstas (sus riquezas) sean calentadas en el fuego del Infierno y convertidas en planchas ardientes para cauterizar con ellas sus costados y su frente hasta que Aláh termine de juzgar entre Sus siervos, durante un día cuya duración será de cincuenta mil años”.[11]

4.       Abu Dharr (Aláh se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “¡Por Aquel que tiene mi alma en Su mano! -o dijo ¡Por Aquel que no hay otro dios sino Él! o como haya jurado- Todo poseedor de camellos, vacas u ovejas que no pague el Zakat que debe por ellos, cuando llegue el Día de la Resurrección vendrán con una conformación más pesada y los atravesarán con sus cuernos y lo pisotearán con sus patas, y cuando haya pasado el último volverán a empezar hasta que se juzgue entre la gente”.[12]

 


VIII – Destinos del Zakat

 

Los beneficiarios del Zakat

Los que pueden recibir el Zakat son ocho tipos de personas, y todas están mencionadas en el Corán. Aláh dice:

Ciertamente que el Zakat es para los pobres, los menesterosos, los que trabajan en su recaudación y distribución, aquellos que [por haber mostrado cierta inclinación por el Islam o haberlo aceptado recientemente] se desea ganar sus corazones, la liberación de los cautivos, los endeudados, la causa de Aláh y el viajero insolvente. Esto es un deber prescripto por Aláh, y Aláh es Omnisciente, Sabio”. (9:60)

 

El número de beneficiarios

 

Aláh, por Su sabiduría infinita, a veces nos especifica la cantidad que se debe entregar y quién debe recibirlo, como en el caso de la herencia, a veces nos detalla lo que se debe pagar sin mencionar quién lo debe recibir, como en las expiaciones de los pecados, y otras veces sólo nos menciona el beneficiario sin detallar cuánto debe recibir, como es el caso de los beneficiarios del Zakat, que son ocho:

1.       Los pobres: Son los que no poseen nada y no alcanzan a vivir con dignidad.

2.       Los menesterosos: Son los que poseen lo mínimo para vivir con dignidad.

3.       Los que trabajan en su recaudación y distribución: Son quienes lo recolectan, se encargan de custodiarlo y distribuirlo.

4.       Los que se desea ganar sus corazones: Son personas de prestigio entre los suyos, y de quienes se espera que acepten el Islam, detengan su hostilidad, refuercen su fe y su Islam o se islamice alguno de los suyos. Éstos reciben del Zakat sólo lo suficiente para lograr el objetivo esperado.

5.       Los cautivos: pueden ser los esclavos que están negociando su manumisión con sus amos. Se les ayuda del Zakat para lograr su libertad y se les asiste igualmente de la caridad. También ingresa en este apartado la compra de libertad de los secuestrados y los prisioneros de guerra.

6.       Los endeudados: Éstos son de dos clases: a) Los que se han endeudado para conciliar entre dos personas en una disputa. A éstos se les da lo que necesiten para saldar su deuda. b) Los que se han endeudado por otros motivos y no pueden saldar sus deudas.

7.       La causa de Aláh: Son las personas que se dedican a difundir la palabra de Aláh y divulgar el Islam. También para apoyar a los soldados que luchan por la libertad de sus pueblos en la causa del Islam.

8.       El viajero insolvente: Es el viajero que ha perdido sus posesiones durante el viaje y no puede volver a su tierra. A esta persona se le debe dar lo que necesite para poder regresar a su país, aunque sea rico en su tierra.

No es permitido entregar el Zakat a otras personas fuera de los ocho aquí mencionados, y se recomienda empezar por los más necesitados.

Es permitido entregar todo el Zakat a una sola clase de estas ocho mencionadas o a una sola persona hasta satisfacer sus necesidades. Si el monto desembolsado es grande, conviene distribuirlo entre todas las clases mencionadas.

A la persona que tiene un salario mensual de dos mil riales, por ejemplo, y necesita tres mil riales para poder cubrir sus necesidades básicas y las de su familia, es permitido darle del Zakat lo que necesite para sus necesidades.

Si alguien entrega su Zakat a una persona que cree se encuentra entre los beneficiarios del mismo, pero después resulta que no era merecedor de ello, su Zakat es totalmente válido.

 

Invertir el Zakat

El Zakat debe distribuirse lo más pronto posible entre sus beneficiarios legales. No es lícito retrasar su entrega para comerciar y obtener ganancias con él a beneficio de alguna persona en particular o institución. Si se trata de otro tipo de dinero, entonces no hay ningún impedimento legal para hacerlo producir en beneficio de la gente necesitada.

 

Otros beneficiarios

 

Es válido dar del Zakat a quien desea cumplir con el pilar de la peregrinación y no dispone de medios para hacerlo. También es válido usarlo para rescatar prisioneros musulmanes o ayudar a un musulmán que desea casarse con el fin de evitar la fornicación y no cuenta con los medios para ello. También está permitido pagar con él las deudas de un difunto.

Si alguien debe dinero a un pobre puede darle de su Zakat pero con la condición que este dinero no se cuente como pago de su deuda personal por común acuerdo con el acreedor necesitado. No es permitido dar Zakat a un acreedor con la intención de saldar una deuda o tratar de lograr alguna consideración al respecto.

Una caridad dada a un necesitado se registra como caridad. En cambio, una caridad dada a un familiar se cuenta como caridad y además como una acción con el fin de mantener unidos los lazos familiares.

Si alguien dedica su tiempo exclusivamente al estudio de las ciencias islámicas merece recibir del Zakat, pues su actividad se cuenta dentro del esfuerzo y la lucha por la causa de Aláh y su beneficio alcanza a toda la sociedad islámica.

Es Sunnah dar del Zakat a los familiares que no se tiene la obligación de mantener, como es el caso de los hermanos y las hermanas, los tíos y las tías y demás.

 

El veredicto de dar el Zakat a sus familiares y cónyuges

Está permitido que la persona dé lo que le corresponde pagar de Zakat a sus padres, abuelos y otros antecesores, o a sus hijos, nietos y otros descendientes, si son pobres y no puede hacerse cargo de mantenerlos, siempre que ello no lleve a la persona al incumplimiento de sus deberes hacia ellos. Así también, si ellos tienen deudas, la persona las puede saldar con su Zakat, pues en estos casos los familiares son quienes más merecen ser contados entre los beneficiarios del Zakat.

Es lícito que el esposo dé lo que le corresponde pagar de Zakat a su esposa, si ella se ha endeudado o debe una expiación (Kaffarah). La esposa también puede dar lo que le corresponde pagar de Zakat a su esposo, si él se cuenta entre los beneficiarios legales.

 

¿A quiénes no es lícito darles el Zakat?

 

No es lícito dar del Zakat al clan Banu Hashim (tribu a la que el Profeta pertenecía).

No es lícito dar del Zakat a un no musulmán, excepto que sea de los que se desea ganar sus corazones.

No es lícito dar del Zakat a un pudiente, excepto que trabaje en su recolección, custodia o distribución, sea de los que se desea ganar sus corazones, luche por la causa de Aláh o sea un viajero insolvente.

El pudiente: En el campo del Zakat se denomina pudiente a aquella persona que tiene con qué mantenerse dignamente y a todos los que dependen de él por el tiempo de un año, ya sea con dinero en su posesión, comercio, trabajo remunerado u otro medio.

 

¿Qué debe decir quien recibe el Zakat?

 

Es Sunnah que el beneficiario del Zakat pronuncie una plegaria en favor de quien se lo da:

“¡Oh, Aláh! Bendícelos”.[13]

“¡Oh, Aláh! Bendice a la familia de… (y menciona a quien le da el Zakat)”.[14]

“¡Oh, Aláh! Bendícelo y a sus bienes”.[15]

El veredicto sobre anunciar que es Zakat

Cuando la persona sabe que alguien es beneficiario del Zakat y que lo recibirá con seguridad se lo debe entregar sin decirle que es dinero procedente del Zakat. En cambio, si no sabe si esa persona se encuentra entre los beneficiarios del Zakat y si acepta dinero o no, entonces debe informarle que su intención es darle dinero del Zakat que le corresponde pagar por sus bienes.


IX – La caridad voluntaria

 

La sabiduría que encierra la prescripción de las caridades voluntarias

 
El Islam promueve esta piadosa práctica por misericordia a los necesitados y amor a los débiles, además del incremento que esta acción implica en la recompensa de quien la practica, pues es una forma de poner en práctica las enseñanzas de los profetas respecto a la generosidad y solidaridad.

El veredicto de las caridades voluntarias

Estas caridades son una Sunnah recomendable en cualquier momento, aunque se tornan más recomendable aún en determinados momentos y situaciones:

a) En momentos como Ramadán y los diez primeros días del  mes de Dhul-Hiyyah.[16]

b) En situaciones de necesidad como durante el invierno, las hambrunas, las sequías y similares. Se recomienda también dar caridades a los familiares que encubren algún tipo de rencor.

 

Las virtudes de la caridad

 

1.       Aláh dice: “Quienes hagan caridad con sus bienes, noche y día, en privado o en público, tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán”. (2:274)

2.       Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Quien dé como caridad un dátil adquirido lícitamente, pues Aláh sólo acepta lo lícito y bueno, Él lo recibirá con Su diestra y luego lo incrementará así como vosotros criáis a vuestros potrillos hasta que parecen montañas”.[17]

Es Sunnah dar caridades voluntarias con lo que excede de los bienes luego de cubrir las necesidades de la persona y de los que están bajo su responsabilidad. La caridad apaga las faltas como el agua apaga el fuego.

 

¿Quién tiene más derecho a recibir una caridad?

 

Los que tienen más derecho a recibir la caridad son los hijos de quien la da, luego su cónyuge, luego su familia, y finalmente sus vecinos. La caridad es válida y aceptada por Aláh aunque haya caído en manos equivocadas.

La mejor caridad es la que sale de una mano que no es rica y la que se da con el esfuerzo de quien tiene poco, siempre que dé lo que excede luego de cubrir sus propias necesidades y las de los que están a su cargo.

 

La caridad de la esposa de los bienes de su esposo

 

La esposa puede dar caridad de los bienes de su esposo sin su permiso si sabe que él la aprobará, y por esa acción ella recibe la mitad de la recompensa. En cambio, si su marido no aprueba que dé parte de sus bienes como caridad la mujer debe abstenerse de hacerlo. Si su marido la autoriza a que haga caridades con sus bienes, ella tendrá la misma recompensa que él.

 

El mejor momento para dar una caridad

 

Dar caridad mientras se tiene buena salud es mejor que darla cuando se está enfermo. Y dar caridad en tiempos de estrechez es mejor que hacerlo en tiempos de holgura, si se la da con la intención de complacer a Aláh. Dice Aláh en el Corán:

“Y, a pesar del amor que tenían por los bienes, alimentaron al pobre, al huérfano y al cautivo. Y dijeron: Os damos de comer sólo porque anhelamos el rostro de Aláh [y Su complacencia]. No queremos de vosotros retribución alguna ni agradecimiento”. (76:8-9)

El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) no podía recibir ningún tipo de caridades, ni obligatorias ni voluntarias. Los descendientes de su clan, Banu Hashim, no puede recibir caridades obligatorias pero sí voluntarias.

 

Dar caridades a los no musulmanes

Es permitido dar caridades voluntarias a los incrédulos con la intención de apaciguar sus corazones y cubrir sus necesidades. El musulmán recibe una recompensa por ello, pues Aláh ha establecido una recompensa para toda buena acción que se realice a favor de cualquier ser viviente.

 

Dar caridad a quien la pide

 

Es Sunnah darle siempre a los que piden, aunque sea algo pequeño. Umm Bayid (Aláh se complazca con ella) relató que le dijo al Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él): “¡Oh, Mensajero de Aláh! Los pobres se presentan a mi puerta y no encuentro nada para darles”. Entonces el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) le dijo: “Aunque sólo tengas el resto de una pezuña cocida, dásela en su mano”.[18]

 

Pedir sin necesidad real

 

El peligro y el castigo que se cierne sobre quien pide sin tener necesidad:

1.       Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El rostro de quienes no dejen de pedir caridades, el Día de la Resurrección no tendrá ni un trozo de carne”.[19]

2.       Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Quien pide a la gente sus bienes con intención de enriquecerse es como si pidiera brasas ardientes; que las disminuye o las aumente si quiere”.[20]

¿Cuándo es permitido pedir caridad?

Sólo se puede pedir caridad cuando existe una necesidad extrema, como quien se encuentra endeudado excesivamente o ha sido afectado por una plaga o un desastre natural y no tiene con qué reponerse. Los demás casos de mendicidad causan la ira de Aláh.

Samurah (Aláh se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Mendigar es como agarrar un abrasa y quemarse el rostro con ella. Quien quiera que se lo queme, y quien no quiera que abandone la mendicidad, salvo que le pida a la autoridad o lo haga por alguna necesidad extrema”.[21]

Es Sunnah dar caridad en todas sus formas, porque es un motivo para la conservación y el incremento de los bienes: “Todos los días que los hombres amanecen dos ángeles descienden, uno de ellos dice: ¡Oh, Aláh! Conserva a los caritativos, y el otro: ¡Oh, Aláh! Destruye a los avaros”.[22]

 

Las recompensas por las caridades antes de ser musulmán

 

Si una persona se islamiza recibirá la recompensa de las caridades que haya hecho antes de islamizarse. Hakim Ibn Huzam (Aláh se complazca con él) relató que le preguntó al Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él): “¡Oh, Mensajero de Aláh! ¿Seré recompensado por las caridades, la liberación de esclavos, el empeño que puse en mantener unidos los lazos de parentesco y demás buenas acciones que realicé durante mi ignorancia (estado previo al Islam)?”. Y el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) me respondió: “Tú te has islamizado junto con todas las buenas obras que hayas realizado en el pasado”.[23]

 

Modales a seguir al dar una caridad

 

La caridad es una forma más de adoración a Aláh, y por lo tanto existen algunas normas a seguir cuando se desea dar una caridad:

1.       Que la caridad sea dada con sinceridad y anhelando complacer sólo a Aláh. Esta acción debe estar libre de toda apariencia o hipocresía. ‘Umar Ibn Al Jattab (Aláh se complazca con él) relató que oyó al Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) decir: “Los actos valen por su intención, y a toda persona se le computarán sus obras de acuerdo a la intención con la que las haya realizado”.[24]

2.       Que la caridad provenga de una ganancia lícita y buena, pues Aláh es bueno y no acepta sino lo bueno y lícito. Aláh dice: “¡Oh, creyentes! Dad en caridad parte de lo hayáis ganado y de lo que os hemos hecho brotar de la tierra, y no elijáis lo deteriorado para dar caridad así como no lo tomaríais para vosotros mismos, a menos que convinieres en ello; y sabed que Aláh es Opulento, Loable”. (2:267)

3.       Que la caridad sea de la parte más querida de los bienes. Aláh dice: “No alcanzaréis la piedad verdaderamente hasta que no deis [en caridad] de lo que amáis. Y todo lo que diereis, Aláh bien lo sabe”. (3:92)

4.       Que no se piense que la caridad dada es mucha, para así evitar la vanidad y la pedantería. Aláh dice: “Y no des [a los hombres] para obtener un beneficio por ello”. (74:6)

5.       Que se eviten las actitudes que anulan la caridad, como la vanidad y las ofensas. Aláh dice: “¡Oh, creyentes! No hagáis vanas vuestras caridades haciendo alarde de ellas u ofendiendo, como aquel que contribuye con sus bienes para que los hombres lo vean...”. (2:264)

6.       Que la caridad se dé en secreto, y que sólo se muestre en caso que el bienestar público así lo requiera. Aláh dice: “Hacer caridad públicamente es una obra de bien, pero si lo hacéis en privado y se la dais a los pobres es mejor para vosotros. Aláh os perdonará vuestros pecados, y Aláh sabe lo que hacéis”. (2:271)

7.       Que se entregue con el rostro sonriente y de buen ánimo.

8.       Que las caridades sean dadas mientras se está con vida y se goza de salud. Lo mejor es dárselas a los más pobres y los más necesitados de entre sus propios familiares. Una caridad dada a un familiar se cuenta como caridad y además como una acción con el fin de mantener unidos los lazos familiares.

Aláh dijo:

“Y dad en caridad parte de lo que os hemos proveído antes de que la muerte sobrevenga a alguno de vosotros, y entonces diga: ¡Oh, Señor mío! Concédeme un poco más de tiempo para poder hacer caridades y así contarme entre los justos”. (63:10)

Y dijo:

Y sabed que Aláh ha prescrito en Su Libro que vuestros parientes tienen más derecho a la herencia que vuestros hermanos en la fe, y Aláh es conocedor de todas las cosas”. (8:75)

 

 



[1] Al-Bujari 8 y Muslim 16.

[2] La palabra árabe Nisab hace referencia al mínimo imponible de bienes que la persona debe poseer para estar sujeta a la obligación del pago del Zakat. El Nisab varía según la clase de bienes.

[3] Haul (ciclo): En el capítulo del Zakat se refiere al tiempo establecido que debe quedar el Nisab en posesión de la persona para que se haga obligatorio el pago del Zakat. Generalmente se refiere a un año del calendario lunar.

[4] Waqf: Son bienes destinados por sus dueños al beneficio de un grupo específico de personas. Generalmente quedan bajo la administración de alguien probo, adquiriendo la forma legal del fideicomiso.

[5] Al-Bujari 1463 y Muslim 982.

[6] En la época del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) los 85 gramos de oro eran equivalentes en precio y valor a los 595 gramos de plata. En la actualidad los precios de los dos materiales, que se usaban en la antigüedad como moneda, han cambiado drásticamente. Por ejemplo, los 85 gramos de oro equivalen a aproximadamente 3600 dólares, mientras que los 595 gramos de plata equivalen a aproximadamente 380 dólares. Debido a esta gran diferencia, los sabios recomiendan aferrarse a uno de ellos al calcular el Zakat personal, y recomiendan mayormente aferrarse al precio de la plata para estar seguros que se está pagando correctamente el Zakat y no siendo negligente con este pilar del Islam. –Isa García–. 

[7] Al-Bujari 1483 y Muslim 981.

[8] Hasan. Abu Dawud 1609 y Ibn Mayah 1827.

[9] Al-Bujari 1503 y Muslim 984,986.

[10] Al-Bujari 1403.

[11] Muslim 987.

[12] Al-Bujari 1460 y Muslim 987.

[13] Al-Bujari 4166 y Muslim 1078.

[14] Al-Bujari 1497 y Muslim 1078.

[15] Sahih. An Nasa'i 2458.

[16] Doceavo mes del calendario lunar islámico. Dhul-Hiyyah es el mes de la Peregrinación (Hayy).

[17] Al-Bujari 1410 y Muslim 1014.

[18] Sahih. Abu Dawud 1667 y At-Tirmidhi 665.

[19] Al-Bujari 1474. Muslim 1040.

[20] Muslim 1401.

[21] Sahih. Ahmad 20529 y Abu Dawud 1639.

[22] Al-Bujari 1442 y Muslim 1010.

[23] Al-Bujari 1436 y Muslim 123.

[24] Al-Bujari 1 y Muslim 1907.

 

 


Véase también: Asuntos relacionados con Zakat al Fitr



 
  Hoy habia 78 visitantes (148 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

Para comentar y/o valorar la página haga clic aquí.

Si desea utlizar la versión móvil haga clic aqui.

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=