Islam en espaņol
  Derecho a la Intimidad
 

Derecho a la intimidad

 

Derecho a la Intimidad

Los hogares tienen su estatuto privado que no se puede violar bajo ningún concepto. El hombre en su casa tiene su intimidad entre los suyos y nadie puede entrar en ella sin previo permiso de sus moradores. Dice el Altísimo:    

يا أيها الذين آمنوا لا تدخلوا بيوتا غير بيوتكم حتى تستأنسوا وتسلموا على أهلها ذلكم خير لكم لعلكم تذكرون

«¡Creyentes! No entréis en  casa ajena sin daros a conocer  y saludar a sus moradores. Es  mejor para vosotros. Quizás,  así, os dejéis amonestar.»      (Corán, 24: 27).  

 Tampoco se puede entrar en casa alguna en ausencia de sus moradores, sin permiso concedido.  

فإن لم تجدوا فيها أحدا فلا تدخلوها حتى يؤذن لكم وإن قيل لكم ارجعوا فارجعوا هو أزكى لكم والله بما تعملون عليم

«Si no encontráis en ella a  nadie, no entréis sin que se os  dé permiso. Si se os dice que  os vayáis, ¡idos! Es más  correcto. Dios sabe bien lo  que hacéis.»      (Corán, 24: 28).  

El Islam se empeña en proteger la vida privada y su intimidad, incluso prohíbe la entrada a los miembros de la propia familia en las habitaciones particulares sin pedir permiso, incluso los niños impúberes y los criados no se les admite entrar en las habitaciones particulares, pedir permiso:  

يا أيها الذين آمنوا ليستأذنكم الذين ملكت أيمانكم والذين لم يبلغوا الحلم منكم ثلاث مرات

«¡Creyentes! Los esclavos y los impúberes, en tres ocasiones, deben pediros permiso ... »      (Corán, 24: 58).

وإذا بلغ الأطفال منكم الحلم فليستأذنوا كما استأذن الذين من قبلهم

«Cuando vuestros niños alcancen la pubertad, deben pedir  permiso, como hicieron quienes les precedieron ... » (Corán, 24: 59).

El Profeta, la paz sea con él, dice:  

«Si uno de vosotros pide permiso tres veces y no se le concede, debe irse.»  

Además de prohibir entrar en casa sin pedir permiso, también el Islam prohibió mirar en su interior.  

Shail bin Sad relata:

«Un hombre miraba por el agujero de la puerta de la casa del Profeta, y la paz sea con él, cuando éste se peinaba; entonces le dijo: si supiera que estabas mirando, podría haber metido el peine en tus ojos, pues Dios impuso pedir el permiso por no mirar al interior de la casa.»18

Todo hombre tiene sus propios secretos que no quiere que los demás descubran, y por ello el Islam protege la intimidad personal y ordena respetarla. Y si uno viera u oyera algún secreto de otra persona debe ocultarlo:  

«Vino un hombre a Ibn Mas'ud y le dijo: Fulano tiene su barba empapada de vino. Le contestó: El Islam nos prohíbe espiar a los demás, pero si el hecho es aparente lo tomamos en cuenta.»19

18. Transmitido Por Muslirn.  

19. Transmitido por Abu Daud.

 


 
  Hoy habia 100 visitantes (210 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

Para comentar y/o valorar la página haga clic aquí.

Si desea utlizar la versión móvil haga clic aqui.

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=